Un accidente de tráfico también deja secuelas psicológicas

Un accidente de tráfico también deja secuelas psicológicas

 

accidente

Cuando escuchamos o nos comunican que alguien, bien sea de nuestro entorno o noticias que escuchamos en el telediario, ha sufrido un accidente de tráfico, lo primero en lo que pensamos es en el daño físico qué ha sufrido esa persona; es decir, si estará bien, si podrá moverse, seguir caminando, etc. cuando los equipos sanitarios, nos informan que la victima o victimas están bien, parece que todos nos tranquilizamos y que las cosas volverán a la normalidad cuanto antes, pero ¿qué pasa con las secuelas psicológicas? ¿existen? ¿serán distintas en función de como haya sido el accidente?

Pues efectivamente, dichas secuelas, son muy importantes como para no tenerlas en cuenta. Es un factor relevante, el hecho de cómo se ha producido el accidente, si íbamos conduciendo o si éramos el copiloto. Si a sido contra otro coche, o contra algún elemento de la carretera, si en el otro coche iban varias o una persona, cómo se encuentra, y si había menores. Todas estas variables son relevantes al a hora de hablar de las secuelas psicológicas.

Cualquier accidente, como su propio nombre indica, es algo repentino e inesperado, que afecta a la rutina de todo el que lo sufra. Estas características, provocan que la aceptación del mismo sea más difícil y costosa y que probablemente las secuelas psicológicas, sean graves.

Es importante que la víctima cuente con un buen apoyo familiar y social, dejando de lado las características del accidente en sí. Las víctimas, pueden padecer a corto, medio y largo plazo, sintomatología ansiosa, problemas de sueño, miedo, dificultad para concentrarse y poder trabajar o estudiar, sensación de indefensión, fobia a los coches, no solo a conducirlos sino a montar en ellos, o incluso otros medios de transporte que estén relacionados con el accidente, irritabilidad, hipervigilancia o respuestas exageradas de sobresalto. Toda esta sintomatología, puede considerarse normal durante las primeras semanas, y deben llamarnos la atención, si pasadas las 4-5 semanas tras el accidente, siguen presentes e incluso si han ido a más, puesto que puede ser que la persona haya desarrollado un trastorno por estrés postraumático.

El impacto emocional y las secuelas, como hemos mencionado anteriormente, no será el mismo en todas las personas y variará en función de las consecuencias, ambientales y sociales, que haya tenido el accidente en la victima. Por ejemplo, si en ese accidente la victima ha perdido a un ser querido, al ocurrir de manera repentina e inesperado, la superación y el duelo de esa pérdida, seguramente sea más complicado y las secuelas, más graves. A esto se le añaden las variables de implicación en el accidente, edad del fallecido, relación con la víctima, sensación de culpabilidad, etc.

Es importante prestar atención a las secuelas psicológicas, desde el primer momento en el que se tiene conocimiento del accidente y de los resultados médicos de la víctima. Una buena atención y tratamiento de las mismas, puede ahorrar sufrimiento a la victima y aportarle herramientas para una buena gestión del trauma y de las pérdidas ocurridas en el mismo.

La manipulación y el Síndrome de Alienación Parental

La manipulación y el Síndrome de Alienación Parental

 

manipulacion

Es importante que conocer que, el denominado ‘síndrome de alienación parental‘ fue creado por Richard. A. Gardner, supuesto profesor de psiquiatría, lo definía como “un lavado de cerebro al menor o menores, en una situación de divorcio, por el cual uno de los progenitores (generalmente la madre) ponía al menor en contra del otro progenitor, (generalmente el padre), logrando alienar, alejar a ese padre se su hijo”.

El mencionado síndrome, básicamente consiste o se caracteriza, principalmente por el rechazo, a priori sin ninguna justificación, por parte de los menores hacia alguno de sus progenitores, y se llega a ese punto, por la “insistencia” de uno de los adultos en generar ese rechazo hacia el otro. Suele aparecer, en situaciones de divorcio o separación y el término se utiliza sobre todo en el ámbito judicial, más que en ámbito sanitario.

En este segundo ámbito, tendemos más a la utilización del término manipulación; esto es así, debido a que, el supuesto Síndrome de Alienación Parental, no figura en ningún manual de la salud, como tal; dicho síndrome NO es considerado como tal ni por médicos, ni por psicólogos; es más, la existencia de este síndrome no ha sido aceptada por la Organización Mundial de la Salud ni por la Asociación Americana de Psiquiatría, es por esto, por lo que en los manuales de diagnóstico de trastornos mentales y de comportamientos, el S.A.P no aparece como tal, ni siquiera como un desorden parental.

A pesar de que el creador, decía ser profesor de psiquiatría, todo el entorno que rodea este fenómeno, es cuanto menos intrigante. Se sospecha, según han mencionado otros profesionales, que el señor Gardner, nunca fue profesor de psiquiatría de la universidad, ni tampoco médico, sino que ocasionalmente acudía a dicha Universidad como oyente de determinadas clases y aprovechaba para difundir y promover de su idea.

Sin embargo, si buscamos en el diccionario el significado de la palabra manipularencontramos lo siguiente: manejar una cosa o trabajar sobre ella; o hacer cambios o alteraciones en una cosa de manera interesada para conseguir un fin determinado. Términos que coinciden con las estrategias que uno de los progenitores llevaría a cabo para generar el famoso supuesto Síndrome de Alienación Parental.

Esto nos lleva al a conclusión de que tenemos que tener mucho cuidado al denominar ciertas conductas que aparecen en los divorcios conflictivos, porque el mero hecho de poner como etiqueta la existencia de este síndrome, da lugar en muchas ocasiones a que el testimonio de los menores, de los hijos mayores de edad y de los progenitores contrarios, queden relegados a un segundo plano, dando por hecho que los hijos son víctimas del S.A.P. cuando, hoy en día, sigue sin ser un síndrome reconocido.

Es importante diferenciar entre lo que supone un síndrome: Conjunto de síntomas que se presentan juntos y son característicos de una enfermedad o de un cuadro patológico determinado provocado, en ocasiones, por la concurrencia de más de una enfermedad y las consecuencias de la manipulación, que son las que verdaderamente coinciden en estas situaciones judiciales.

Los vecinos de Puente de Vallecas y el movimiento social

Los vecinos de Puente de Vallecas y el movimiento social

metro_puente_vallecas

Estos últimos días, la prensa está en constante estado de alerta en Vallecas desde que se conoció la muerte de uno de los vecinos del barrio, en manos supuestamente de otro vecino. Los vecinos de la zona presentan distintos tipos de sentimientos, miedo, indignación, rabia, etc…

Estos sentimientos juntos han provocado que dichos vecinos se alíen y formen concentraciones en la puerta de la casa de la familia del presunto asesino, llegando incluso a quemar y romper varios vehículos pertenecientes a la familia.

Esta acción colectiva, está vinculado con la identidad social, de pertenencia al grupo y por tanto, movilización social, contra algo que sale de los parámetros sociales. Es necesario atender al concepto “movimiento social”, entendido como un actor colectivo que realiza una acción que puede ser conflictiva e implica un cuestionamiento a las relaciones sociales, a los modos de dominación y a las formas en que se dan las orientaciones culturales.

A través de la definición mencionada, podemos llegar a comprender el comportamiento de los vecinos del Puente de Vallecas, pues se posicionan en contra de cualquier restricción en su vida cotidiana promulgada, supuestamente, por la familia de etnia gitana.

Todo comportamiento de los vecinos, está desarrollado y provocado por el dolor de ser consiente que un vecino suyo, ha sido supuestamente asesinado, sin pudor, por un hecho totalmente banal. Cada vecino se siente identificado con la familia de la víctima, empatizando y considerando, que se debe hacer justicia y frenar los comportamientos desde su perspectiva, poco cívicos.

Los vecinos del barrio han ido acumulando hechos que no aceptaban socialmente, como es que impusieran una plaza del barrio como parte de su casa, organizando barbacoas en plena vía pública.

Además, el miedo ha ido bloqueando a los vecinos hasta que ha ocurrido este último suceso, lo que ha provocado que el miedo se convierta en rabia e indignación. De este modo, los vecinos se han concentrado hasta que, han decidido suspender concentraciones para tratar de mediar la salida del barrio de la familia de los supuestos asesinos. Esta cuestión está aún en el aire, aunque ni debemos olvidar que el sentimiento de rechazo en esos vecinos es demasiado fuerte como para poder personar este fatídico suceso.

EL CONSUMO DE DROGAS Y ENFERMEDAD MENTAL

EL CONSUMO DE DROGAS Y ENFERMEDAD MENTAL

descarga

Hace pocos días, conocimos la terrible noticia, dos menores han sido asesinados a manos, presuntamente por sus padres.

En los medios de comunicación se ha comentado la posibilidad de que la progenitora padezca esquizofrenia, además de consumir drogas. Desconocemos si dejó de tomar la medicación precisa, aun así, los comentarios que se han expuesto sobre lo que ha referido la progenitora en dependencias de la guarida civil, asombran desde el punto de vista psicológico y social.

Se han vertido en los medios de comunicación frases como: “lo hice porque era una orden de dios, una secta nos persigue y mi hijo está poseído por el diablo, los niños tienen que resucitar”.  Estas frases, nos hacen sospechar de la presencia de una patología que esté aflorada. Si realmente padeciera esquizofrenia deberíamos afirmar que es una patología muy importante, pues perturba mentalmente y es crónica.

Por otra parte, si además de presentar ese diagnóstico, la madre de los menores consumió drogas, el escenario que nos encontramos es bastante peligroso. No podemos olvidar que el consumo de drogas como son las “setas alucinógenas”, provoca alucinaciones de cualquier tipo de modalidad. El efecto de las setas puede ser controvertido puesto que, depende de la personalidad y del estado de ánimo de la persona.

Con todo esto, es necesario  comentar  que desde el punto de vista de la psicología forense, debemos atender a la alteración psíquica que puede eximir de responsabilidad, pues la alteración engloba a todas aquellas patologías de carácter no transitorio con la suficiente entienda como para perturbar y afectar las capacidades cognitivas y volitivas y por tanto, repercute en la imputabilidad.

La esquizofrenia es una enfermedad tan importante que la persona puede verse a sí  mismo como un extraño, lo que en psicología denominamos despersonalización. El pensamiento está afectando llegando a tener pensamientos incoherentes, mantiene cambios de humor. Las alucinaciones y los delirios son parte activa de esta enfermedad, presentan pérdida de capacidad asociativa por lo que el razonamiento se ve alterado. Las ideas delirantes afectan a su juicio, pues existe una separación de la personalidad. Por este motivo, se debe tomar la medicación pertinente para estabilizar los síntomas.

En definitiva, en este caso de Godella, hay que analizar muy meticulosamente todo lo acontecido para poder determinar están conservadas sus capacidades cognitivas y volitivas y por tanto, ser imputable.

Sin violencia, si hay violación

Sin violencia, si hay violación

violacion-caso-que-ocurre-denuncia

 

Esta semana conocíamos la noticia de que, en Suecia, ya no será necesario usar violencia o amenazas para considerar un acto sexual sin consentimiento, como una violación.

El pasado 23 de mayo era aprobada dicha reforma legal por el Parlamento sueco. La misma entrará en vigor el 1 de julio de este mismo año. Esta reforma, permite considerar como violación cualquier acto sexual sin consentimiento expreso, dejando a un lado la existencia de violencia, amenazas o situación de superioridad o aprovechamiento de la indefensión.

De esta manera, Suecia se une a otros países europeos que cuentan con legislaciones parecidas, basadas en el consentimiento, como Bélgica, Gran Bretaña, Islandia o Alemania.

Esta reforma, coincide en tiempo con la polémica que existe actualmente en nuestro país, respecto al caso y la sentencia de “La Manada”, concluyendo el fallo que, los hechos ocurridos tienen carácter de abuso sexual y no de violación, debido a que los expertos, no aprecian la existencia de violencia, ni intimidación, requisitos actualmente indispensables, en nuestro país, para considerar un acto sexual sin consentimiento, como violación o agresión sexual.

En nuestro país, el Código Penal diferencia entre abuso sexual y agresión sexual, de manera en la que, para que se considere o valide la existencia de violación, ha de existir violencia e intimidación. Esta diferencia, es la clave por la que la Audiencia de Navarra, dictara dicha sentencia y condenara a los 5 integrantes de la manada, a 9 años de cárcel por cometer abusos sexuales. Los expertos, indicaron que no había quedado probada la existencia de una fuerza eficaz y suficiente, para vencer la voluntad de la víctima y que no existió intimidación.

Sin embargo, esta nueva reforma Sueca, refleja que el consentimiento no tiene que ser obligatoriamente verbal, mediante la expresión de “no”, “para”, “no quiero” etc. sino que, también puede producirse a través de gestos.

Esta nueva aprobación, implica, además, la existencia de otros dos delitos nuevos: violación y ataque sexual por negligencia, ambos con una pena de prisión de 4 años máximo.

Estos avances, se consideran un paso más en la lucha por el respeto a la sexualidad de las personas. La diputada socialista, Linda Snekker, citaba “se ha terminado ya el pobrecitos los hombres”.

En España, todo el revuelo originado por la agresión de los ya conocidos San Fermines, y el movimiento feminista, que ha salido estos meses a la calle, han obligado a un grupo de profesionales del Gobierno, a realizar un estudio sobre la necesaria modificación o revisión de la tipificación de los delitos sexuales en nuestro código penal. Esta comisión, contará con un grupo de quince mujeres y trece hombres.

Seguiremos de cerca de este estudio y esta modalidad, de basar las leyes en el consentimiento, que se practica ya en numerosos países de Europa, y va en aumento, siendo Suecia el décimo en integrarse, este mes de julio, y en reconocer que todo acto sexual sin consentimiento, es violación.

 

Embarazo y Acoso Laboral, miedo a quedarse embarazada

Embarazo y Acoso Laboral, miedo a quedarse embarazada

embarazo y acoso

Los embarazos y la conciliación laboral y familiar, son elementos que los hostigadores pueden llegar a utilizar como elemento de acoso. En muchos casos, se tiende a despedir a la mujer, en otros, se provoca un escenario continuo de acoso laboral, con el fin de que la víctima abandone su puesto en la empresa.

Suelen ser objeto de acoso, las trabajadoras en situación de embarazo, las que ha regresado de su permiso de maternidad, las que han solicitado una reducción de su jornada para el cuidado de sus hijos menores de 12 años., que debido a su condición de madres trabajadoras son objeto de acoso laboral, las apartan de funciones y objetivos que antes eran naturales de sus puesto laborales, les adjudican labores que son inferiores a las propias de su puesto, o no se les asigna una tarea efectiva. Además, en otros casos, puede darse un trato vejatorio que atenta contra de su dignidad personal.

En la sociedad, esta instaurado un miedo constante a comunicar a la empresa donde se trabaja su estado de gestación, pues temen que sean víctimas de acoso laboral. Este hecho, nos plasma la realidad de la sociedad, por la que normalizamos las situaciones de acoso, y esperamos recibir actitudes constitutivas de acoso por el mero hecho de estar embarazada.

Si el acoso comienza en el momento que comunicas el embarazo, puede acarrear graves consecuencias, no solo a la mujer, sino al feto. El estrés, la ansiedad, la depresión, afecta de manera directa al proceso de gestación del menor, a su desarrollo.

Estos estados psicológicos, tiene incidencia sobre el peso de los niños, por lo que existe mayor riesgo de que sus hijos, nazcan con bajo peso, un factor que predispone a una mayor mortalidad.

Asimismo, los cambios en la actividad cardiovascular de la gestante, vinculados con las emociones, tienen efectos directos e inmediatos sobre el bebé. Además, estas emociones negativas durante el embarazo puede reprogramar el ambiente fetal, de tal forma, que afecte a la conducta y el funcionamiento del bebé más adelante a lo largo de la vida.

En cuanto a la depresión, los bebés pueden presentar síntomas depresivos, después de nacer, si la madre ha experimentado tristeza o desesperanza durante el embarazo, afectará de modo inminente, a su posterior desarrollo.

La exposición a situaciones de estrés prolongado, como es el acoso laboral, puede derivar en una limitación en el desarrollo intelectual del menor, manteniéndose déficit de atención, hiperactividad y falta de comprensión.

Si se juzga el acoso laboral y se valora el daño psicológico de las mujeres, también deberíamos valorar las posibles secuelas que esa situación de acoso laboral, está generando o ha generado en el bebé.

No podemos olvidar que aunque, aún no haya nacido, sí sufre, pues está vinculado inexorablemente a lo que siente y padece la madre.

El riesgo del intrusismo, cuando trabajamos con personas.

El riesgo del intrusismo, cuando trabajamos con personas.

intrusismo

Detenido en Antequera un falso psicólogo que había ejercido en un colegio y en un despacho profesional”

La psicología, se despierta esta semana con una nueva noticia de que, un falso psicólogo, ha estado ejerciendo la profesión como psicoterapeuta, no solo en un despacho profesional personal, sino en un colegio infantil, trabajando con niños y adolescentes. Además, el susodicho constaba como colegiado en el colegio de psicólogos correspondientes.

Todo esto, a los que ejercemos esta profesión, de manera legal, concienciada, habiendo realizado una carrera universitaria, distintos cursos, master, etc. y siendo conscientes de los requisitos que debemos tener para poder ejercer que no son pocos, no puede más que sorprendernos y en cierta medida, enfadarnos.

Nuestro asombro, sucede por varios motivos. El primero es, ¿qué control ha tenido este hombre para poder colegiarse en un supuesto colegio reglamentario? El segundo es, ¿Qué ha estado, ¿cómo ha actuado, qué herramientas ha utilizado con sus pacientes, personas en situaciones de crisis que necesitan ayuda y que requieren atención psicológica?

No debemos olvidar que el intrusismo profesional, además de crispar a los profesionales, hacen un gran daño a la población que necesita nuestros servicios, pues se encuentran vulnerables, sin capacidad de hacer, en ciertos momentos y dejan sus vidas en nuestras manos. Literalmente, está frase lleva consigo multitud de riesgos que los profesionales asumimos con conocimientos y habilidades, pero este tipo de Intrusos, ¿qué riesgos asumen y con qué recursos hacen frente a esas situaciones?

Haciendo reflexión, debemos afirmar que el intrusismo en nuestra profesión, lleva parejo una característica de personalidad importante, la carencia de empatía. La empatía es un elemento que todo psicólogo debe tener para poder ayudar al paciente y sin él, solo queda un único fin del Intruso, el dinero, la estafa, el aprovecharse de la persona vulnerable.

En la actualidad, nos encontramos con multitud de Intrusos en nuestra materia, por este motivo siempre aconsejamos que antes de iniciar una terapia consulten quién es el profesional, de donde procede qué titulación tiene y cual es su especialidad.

Por otra parte, existen otro tipo de Intrusismo, el novedoso coach, un coach no puede ni debe realizar una terapia, pues los resultados pueden llegar a desestabilizar aún más a la persona. Es por ello, que se deben estipular unos límites exactos entre la labor de un coach y la de un psicólogo, estas son completamente distintas.

Además, todo este tipo de intrusismo genera que cuando las personas o pacientes vuelven de nuevo a buscar ayuda, escuchamos en nuestra consulta frases como, “es que no me ha ayudado”, “sólo hablaba yo, él no me decía nada ni me daba pautas”, “fui, pero no me sirvió de nada”.

La realidad de una terapia psicológica, es que no damos consejos, sino que, ayudamos a la persona a encontrar soluciones en base a sus herramientas propias y aportamos habilidades para que se adapten a su situación y sepan gestionarla por ellos mismos.

En definitiva, el Intrusismo hace que la profesión se considere como una pantomima, nos desacredita como ayuda externa y genera en la sociedad el pensamiento basado en, para qué ir al psicólogo, si cuesta dinero y no ayuda en nada.

El informe pericial psicológico en acoso laboral

El informe pericial psicológico en acoso laboral

consulting-1739639_1280_Fotor

La psicología posee ramas distintas desde las que abordar situaciones de acoso. Una de ellas es la rama clínica y otra la rama forense. Ambas se complementan en la actuación con personas que han sido acosadas laboralmente. Por este mismo motivo, los psicólogos forenses deben estar habilitados como sanitarios, clínicos, con el fin de abordar dichas situaciones de la manera más correcta.

El psicólogo forense se ocupa de recopilar, examinar y, finalmente, de presentar pruebas con fines judiciales.

Un psicólogo forense es el encargado de valorar si la situación que describe y presenta la supuesta víctima se puede deber a un posible caso de acoso laboral.

Confirmar si es o no acoso laboral es una cuestión que sólo le corresponde al juzgador y no al perito psicólogo.

Informe del psicólogo forense

Para la realización de un informe pericial psicológico de acoso, es necesario que el perito mantenga diferentes entrevistas de evaluación con el cliente y la aplicación de pruebas psicométricas, es decir, los test precisos para el caso concreto.

El psicólogo forense debe recabar la mayor información posible del caso, pues el peritaje psicológico forense no es una evaluación psicológica al uso de una persona.

Por lo tanto, la información se puede recopilar del atestado policial, del sumario, del procedimiento abreviado, de los letrados, familiares, informes clínicos previos y, en algunos casos, del propio sujeto o de las partes implicadas.

Posteriormente, debemos generar una hipótesis y llevar a cabo el proceso de evaluación, con entrevistas clínicas diversas y aplicando pruebas psicodiagnósticas.

Valor judicial del informe pericial psicológico

En el caso de acoso laboral, nosotros, como peritos expertos, realizamos un análisis minucioso de lo acontecido, pues el acoso tiende a ser complejo y difícilmente probable en un procedimiento judicial.

Por este motivo, es importante y relevante un informe pericial psicológico, en el que se plasma científicamente el proceso psicológico sufrido y las consecuencias de haber padecido un hostigamiento reiterado.

Analizamos el propio testimonio libre de la persona, el tiempo que ha durado el acoso, y el tipo de acoso que ha sufrido, así como las consecuencias que han ido apareciendo en la víctima. Con esto, demostraremos las situaciones de acoso laboral que ha estado sufriendo la víctima, para aportar datos objetivos sobre su sintomatología, rasgos de personalidad y la aparición de consecuencias.

Por lo tanto, un informe pericial psicológico tiene valor judicial, pues analizamos la causalidad de los síntomas que posee la víctima. Y además, se tienen en cuenta posibles causas contextuales que no estén vinculadas con una dinámica de acoso, como puede ser el síndrome del quemado o conflictos laborales.

El intenso mundo de los influencers. ¿fachada o realidad?

El intenso mundo de los influencers. ¿fachada o realidad?

celia fuentes

Estamos acostumbrados a ver a chicas y chicos jóvenes, llamados “bloggers” o “influencers” posando perfectos todos los días y en cada uno de los eventos a los que acuden. Parecen tener una vida repleta de felicidad, lujos, caprichos y que además están rodeadas de amigas y gente querida, y la realidad, tal y como hemos observado la semana pasada, no siempre es así.

Muchos nos preguntamos, ¿Cuál es el precio por vender tu vida cada día? ¿Cuánto vale un like?

Las personas hoy catalogadas de “influencer”, son aquellas que cuentan con cierta credibilidad sobre un tema en concreto, ya sea por su apariencia física o por lo que muestra en las redes sociales, por ejemplo, en moda. Estas personas, resultan interesantes para marcas que quieran vender sus productos, siendo los “influencers” el medio más rápido, ya que, con solo publicar una foto en las redes, llega a un enorme número de gente en muy poco espacio de tiempo.

Llegar a ser una de las “influencer” más importante y valorada, exige más dedicación de la que podemos creernos, llegando a considerarse esta forma de vida como una profesión más, llena de perfeccionismo y exigencia. Puede resultar atractivo al principio, así como fácil y entretenido, pero poco a poco, muchas y muchos de los jóvenes que se introducen en este mundo, empiezan a sentir la presión por tener que estar siempre perfectos y publicar cada actividad que hacen en su día a día; dejando relegados a un segundo plano, los momentos íntimos, los días más tristes, e incluso aquellos momentos en los que lo único que te apetece es descansar y no hacer nada.

Además, en todo tipo de trabajo, el empleado, tiene que conseguir unos objetivos frente a su superior, y este mundo funciona igual, si no cumples los objetivos, perderás valor socialmente. Los “influencer”, tienen que conseguir no sólo los objetivos que desean las marcas, sino los de sus seguidores en las redes sociales. Por este motivo, la presión y el estrés son más fuertes, que los de una persona anónima.

Para ello, uno de los objetivos más importante de estos jóvenes, es que no dejen de subir los seguidores y los likes en las redes sociales, porque si esto no ocurre, la situación puede llegar a ser estresante y frustrante puesto que, es un mundo muy competitivo. Es ahí cuando comienzan a aparecer los síntomas propios de los trastornos adaptativos con sintomatología ansioso-depresiva, cómo baja autoestima, sensación de fracaso, pensamientos negativistas como creer que si no tienes determinados likes o comentarios no has triunfado o no vales nada.

Esto no se desarrolla de igual manera en todas las personas, puesto que, según el tipo de personalidad que tenga cada “influencer”, utilizará distintos tipos de herramientas para afrontar dicha situación estresante. Existen personalidades más fuertes, que saben sobreponerse a la situación y darle la importancia que realmente tiene, pero, por el contrario, hay otras más vulnerables, que gestionan peor estas situaciones y lo sufren más.

Según datos publicados en otros medios de comunicación, una de las “influencers” del panorama nacional, Celia Fuentes, concursante del reality de Sara Carbonero, Quiero Ser, decidió quitarse la vida la semana pasada. Al parecer, estaba atravesando una de las malas etapas de este mundo, y esto, unido a otros factores emocionales, ha dado lugar a la peor noticia.

Ante situaciones como estas, es cuando nos preguntamos, qué estaba pasando esta chica si parecía muy feliz en las fotos. Y nos paramos a reflexionar, ¿es real todo lo que se publica en las redes sociales o es una fachada para mantenerse en la palestra social? Pues bien, podríamos contestar afirmando que no existe una vida perfecta, sin momentos difíciles.

Además, “vender” una vida idílica, solo nos aleja de la realidad y de la expresión de emociones, tanto positivas como negativas, y puede llegar a tener efectos devastadores en el resto de la sociedad, puesto que, gran cantidad de adolescentes, en pleno proceso de desarrollo, querrán parecerse a esos “influencers” siendo feliz cada día, sin problemas, ni sin malos momentos en la vida.

 

Electrosensibilidad, ¿realidad o sugestionabilidad?

Electrosensibilidad, ¿realidad o sugestionabilidad?

electrosensibilidad

 

Las personas afectadas definen la electrosensibilidad, como una enfermedad notoria recurrente, provocada por la exposición a campos electromagnéticos. Ser eléctricamente sensible significa poseer un conjunto de síntomas (dolor de cabeza, cansancio crónico, dificultad para dormir…) que se activan o se intensifican al encontrarse cerca de aparatos eléctricos, transformadores, antenas de telefonía móvil y/u otras fuentes de radiaciones.

¿Es real esta “enfermedad”? La organización mundial de la salud, no lo considera enfermedad, pues a través de distintos estudios, afirman que no existe peligro a las ondas que percibidos del entorno.

Entonces, ¿cómo es posible que estas personas desarrollen sintomatología física al exponerse a elementos que generan ondas electromagnéticas?

Podemos aventurarnos y plasmar ciertas hipótesis que podrían explicar la causa de dicha sintomatología. Una de las hipótesis es tener unos rasgos de personalidad obsesivos, por lo que existe un componente psicológico y psicosomático.

Además, están convencidos de que realmente esas ondas provocan en ellos un malestar intenso. El elemento psicológico es determinante en este tipo de dolencias, pues cuando nos autoconvencemos de algo, provocamos que nuestra mente desarrolle verdaderamente esa reacción fisiológica ante la exposición a las ondas.

Por otra parte, nos encontramos con determinadas empresas que venden productos específicos relacionados con esta dolencia. Las personas afectadas ven en ellos, unos “salvadores”, son quienes les brindan las herramientas para protegerse del mal de las ondas electromagnéticas.

La realidad, es que estas empresas sugestionan a las personas, haciéndoles ver que sin sus productos están indefensos y en este caso, las personas afectadas no pueden, ni quieren verse expuestos de ninguna forma. El miedo y la incertidumbre son componentes que no quieren experimentar, por lo que gastan grandes cantidades de dinero, con el único fin de prevenir. En este caso con la prevención, lo único que se consigue es el empeoramiento de la persona, pues realiza de forma continua y recurrente conductas obsesivas, con el fin de eliminar toda variable que pueda afectarle.

Estas conductas obsesivas, a medio y largo plazo, generan aun mayor malestar en el individuo, pues si no las realiza, cree verdaderamente que está en peligro y la ansiedad, en esos momentos, se convierte en algo insoportable.

La hipervigilancia en estos casos, tiene un alto nivel. Dicha hipervigilancia acarrea un desgaste emocional y físico, por lo que las personas prosiguen con una sintomatología ansiosa constante.

Por lo tanto, la Organización Mundial de la Salud, no ha encontrado causa-efecto entre la radiación de los teléfonos móviles y el WiFi y la sintomatología que presentan. Con todo esto, se puede concluir que los síntomas que padecen algunas personas parecen estar producidos por un fenómeno psicosomático, que aumenta cuando oímos hablar de ello y cuando centramos nuestra atención en esa supuesta causa.