28 de junio, seguimos caminando hacia la igualdad y el respeto

28 de junio, seguimos caminando hacia la igualdad y el respeto

orgullo

 

La historia del día de hoy, se remonta a los años 60, en Estados Unidos, como algunos lo describen, el país más libre del mundo. El día del orgullo, no solo gay, sino orgullo LGTBI, tiene su origen el 28 de junio de 1969, cuando ocurrieron los disturbios de Stonewall, un pub de Nueva York. Estos, marcaron el inicio de la lucha por los derechos de las personas homosexuales. Ese día, la policía de Nueva York, efectuó una redada contra las personas que se encontraban en el pub, y el colectivo gay respondió con manifestaciones que, por aquel entonces, derivaron en accidentes y situaciones violentas.

Desde ese momento, se señaló la lucha del colectivo gay contra todo el sistema legal, policial y social que les marcaba y les perseguía.

La historia, ha ido evolucionando año tras año y en 2016, Barack Obama rememoró y reconoció de alguna manera la lucha por los derechos de este colectivo, y declaró el Stonewall Inn monumento nacional, con el fin de seguir avanzando hacia la normalización.

Desde entonces, las marchas y las reivindicaciones han ido creciendo, hasta convertirse en una de las semanas más populares del año en numerosas ciudades. En Madrid, hace años que se celebra durante varios días y no nos pilla por sorpresa, sin embargo, en otras ciudades de España, seguimos avanzando de manera mas paulatina. En Extremadura, será este año 2018 cuando se celebre, el 28 de junio, la primera manifestación del orgullo LGBTI. Dicha manifestación, ha sido convocada por varios colectivos LGBTI de manera unilateral. Esta noticia, es especialmente alegre para todos aquellos nacidos en Extremadura, que se han visto obligados a emigrar a otras ciudades con el fin de poder vivir de manera tranquila y digna su sexualidad y su identidad de género. Está claro que seguimos andando hacia la igualdad, y se van dando pasos y mejoras, por ejemplo, uno de los cambios que por fin se ha conseguido este año 2018, ha sido que la Organización mundial de la salud, excluya la transexualidad como una enfermedad mental y se considere un desorden en la identidad de género, pero quedan muchos pasos que dar todavía, sobre todo en entornos más rurales.

Dentro de las 15 grandes ciudades del mundo, en las que la semana del orgullo se celebra, dos de las mejores son españolas. Madrid y Barcelona, son dos de las elegidas para vivir y celebrar el conocido World Pride. Una semana reivindicativa repleta de actividades y actos de reconocimiento, donde se sigue pidiendo igualdad y respeto.

Estos actos de reivindicación que, como hemos dicho anteriormente, en las grandes ciudades no nos sorprenden, siguen siendo necesarios debido a que, en los países en los que la diversidad sexual, “parece” aceptada, siguen existiendo actitudes de acoso y comportamientos violentos contra las personas que tienen una condición sexual diferente; En Madrid, hasta el día de hoy, en el año 2018 ha contabilizado 108 agresiones calificadas de homófobas. Además de estos países, en la actualidad, existen muchos otros donde la homosexualidad está criminalizada y es por ello por lo que los colectivos de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales siguen persiguiendo la lucha por sus derechos, por el respeto y por la igualdad.

El papel del Psicólogo Forense en el ámbito jurídico

El papel del Psicólogo Forense en el ámbito jurídico

juzgados

La Psicología Jurídica es un área de trabajo e investigación psicológica especializada cuyo objeto es el estudio del comportamiento de los actores jurídicos en el ámbito de la actividad que se relaciona con el Derecho, la Ley y la Justicia.

El estado actual de la Psicología Jurídica española, se puede entender según los distintos ámbitos del derecho como son penal, civil, familia y laboral.

La Psicología Jurídica trabaja y colabora con otras áreas de la disciplina como es la Psicología Clínica, aun así se deben marcar límites en las diferentes áreas de actuación.

Funciones del Psicólogo Jurídico

Las funciones del Psicólogo Jurídico en el ejercicio de su Rol Profesional, incluye entre otras, las siguientes funciones:

Evaluación y diagnóstico: En relación a las condiciones psicológicas de los actores jurídicos.

Asesoramiento: Orientar y/o asesorar en medidas legales a aplicar como experto, a los órganos judiciales en cuestiones propias de su disciplina.

Intervención: Diseño y realización de Programas para la prevención, tratamiento, rehabilitación e integración de los actores jurídicos bien en la comunidad, bien en el medio penitenciario, tanto a nivel individual como colectivo.

Formación y educación: Entrenar y/o seleccionar a profesionales del sistema legal (jueces y fiscales, policías, abogados, personal de penitenciarías, etc.) en contenidos y técnicas psicológicas útiles en su trabajo.

Campañas de prevención social ante la criminalidad y medios de comunicación: Elaboración y asesoramiento de campañas de información social para la población en general y de riesgo.

Investigación: Estudio e investigación de la problemática de la Psicología Jurídica.

Victimología: Investigar y contribuir a mejorar la situación de la víctima y su interacción con el sistema legal.

Mediación: Propiciar soluciones negociadas a los conflictos jurídicos, a través de una intervención mediadora que contribuya a paliar y prevenir el daño emocional, social, y presentar una alternativa a la vía legal, donde los implicados tienen un papel predominante.

El Psicólogo Jurídico aporta una ayuda tanto a los abogados como a los Jueces, haciendo uso de sus conocimientos para que éstos fundamenten sus líneas argumentales y sus fallos.

En el juzgado de familia, por ejemplo,  el psicólogo forense se encarga de evaluar cómo afecta a los hijos la separación, además de diseñar programas que apunten a mejorar las posibles situaciones difíciles que se van a encontrar los menores.

Por otra parte, en derecho penal, los Psicólogos Forenses es el diagnóstico y valoración de personas que van a ser juzgadas como presuntos autores de delitos, y víctimas de delitos, que servirán como asesoramiento a los Jueces y Tribunales y que determinarán las circunstancias que puedan modificar la responsabilidad criminal, daño moral, secuelas psíquicas, etc….

A su vez, la actividad del Psicólogo Forense en relación al Derecho Civil, se enfoca en el asesoramiento y en el peritaje de diversos constructos jurídicos como la capacidad civil en la toma de decisiones (contratos, testamentos tutelares, cambio de sexo, esterilización de deficientes, etc…). No debemos olvidar la actuación de los mismos en el ámbito laboral, valorando las posibles secuelas psicológicas en accidentes laborales, acoso laboral, etc.

Es fundamental el asesoramiento de los Psicólogos Forenses, pues son una herramienta muy importante para el buen desarrollo de los distintos procedimientos judiciales. Son la base para concretar los estados de sus representados y con ello defender sus derechos con la prueba pericial psicológica.

Tras la ballena azul, llega un peligroso reto: ¡Desafío 48 horas!

Tras la ballena azul, llega un peligroso reto: ¡Desafío 48 horas!

perdido_adolescente

 

48 hours challenge‘: así se llama el ‘juego’ viral que se está extendiendo de nuevo entre los adolescentes. Tuvimos conocimiento de él a finales del pasado año 2017 y parece que vuelve a propagarse actualmente. Consiste en desaparecer durante 48 horas y mantenerse escondido sin dar señales de vida absolutamente a nadie.

Como en otros retos o juegos de internet, existen distintas maneras de conseguir puntos y ser el mejor, en este caso, se obtienen más puntos cuanto más preocupados se muestren los familiares. Consiste en convencer al adolescente para que desaparezca de su casa, y de todo su entorno, al menos 48 horas, este tiene que conseguir que su fotografía sea difundida a través de las redes sociales y el ganador será aquel que más menciones o publicaciones consiga.

El objetivo final no es otro que aparecer en las publicaciones de Personas desaparecidas, tanto en Facebook como en otras redes. Este objetivo, tiene su motivación en la utilidad de las redes sociales cuando realmente desaparece una persona, todos colaboramos y nos volcamos para darle mayor difusión, siempre que sepamos que no es un bulo, y ponemos nuestro grano de arena para ayudar a las familias de personas o menores desaparecidos. En el caso de Facebook, son útiles el muro y las fotos, en los cuales compartimos las publicaciones de los familiares o incluso de la Policía o Guardia Civil. Esta práctica, lo único que persigue es dar mayor visibilidad y difusión posible para aumentar las posibilidades de encontrar al desaparecido, conducta de la que se aprovechan los creadores o participantes de este nuevo reto peligroso.

Este nuevo “juego” tiene preocupados, no solo a los padres, sino a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, los cuales actualmente, están investigando el fenómeno con el fin de erradicarlo. Hasta el día de hoy, no se ha registrado ningún caso en España, pero la Policía Nacional ya está al tanto del regreso de esta nueva moda.

De nuevo, nos encontramos ante otra situación que nos indica la importancia que tienen las campañas de prevención y sensibilización, así como la concienciación ante el uso de las redes sociales y sus consecuencias. Los adolescentes son personas vulnerables que se encuentran en un mundo tecnológico rodeado de peligros que no son capaces de ver, y para ello, debemos estar los adultos, reforzando las conductas positivas ante el uso de internet y de las redes sociales.

Sin violencia, si hay violación

Sin violencia, si hay violación

violacion-caso-que-ocurre-denuncia

 

Esta semana conocíamos la noticia de que, en Suecia, ya no será necesario usar violencia o amenazas para considerar un acto sexual sin consentimiento, como una violación.

El pasado 23 de mayo era aprobada dicha reforma legal por el Parlamento sueco. La misma entrará en vigor el 1 de julio de este mismo año. Esta reforma, permite considerar como violación cualquier acto sexual sin consentimiento expreso, dejando a un lado la existencia de violencia, amenazas o situación de superioridad o aprovechamiento de la indefensión.

De esta manera, Suecia se une a otros países europeos que cuentan con legislaciones parecidas, basadas en el consentimiento, como Bélgica, Gran Bretaña, Islandia o Alemania.

Esta reforma, coincide en tiempo con la polémica que existe actualmente en nuestro país, respecto al caso y la sentencia de “La Manada”, concluyendo el fallo que, los hechos ocurridos tienen carácter de abuso sexual y no de violación, debido a que los expertos, no aprecian la existencia de violencia, ni intimidación, requisitos actualmente indispensables, en nuestro país, para considerar un acto sexual sin consentimiento, como violación o agresión sexual.

En nuestro país, el Código Penal diferencia entre abuso sexual y agresión sexual, de manera en la que, para que se considere o valide la existencia de violación, ha de existir violencia e intimidación. Esta diferencia, es la clave por la que la Audiencia de Navarra, dictara dicha sentencia y condenara a los 5 integrantes de la manada, a 9 años de cárcel por cometer abusos sexuales. Los expertos, indicaron que no había quedado probada la existencia de una fuerza eficaz y suficiente, para vencer la voluntad de la víctima y que no existió intimidación.

Sin embargo, esta nueva reforma Sueca, refleja que el consentimiento no tiene que ser obligatoriamente verbal, mediante la expresión de “no”, “para”, “no quiero” etc. sino que, también puede producirse a través de gestos.

Esta nueva aprobación, implica, además, la existencia de otros dos delitos nuevos: violación y ataque sexual por negligencia, ambos con una pena de prisión de 4 años máximo.

Estos avances, se consideran un paso más en la lucha por el respeto a la sexualidad de las personas. La diputada socialista, Linda Snekker, citaba “se ha terminado ya el pobrecitos los hombres”.

En España, todo el revuelo originado por la agresión de los ya conocidos San Fermines, y el movimiento feminista, que ha salido estos meses a la calle, han obligado a un grupo de profesionales del Gobierno, a realizar un estudio sobre la necesaria modificación o revisión de la tipificación de los delitos sexuales en nuestro código penal. Esta comisión, contará con un grupo de quince mujeres y trece hombres.

Seguiremos de cerca de este estudio y esta modalidad, de basar las leyes en el consentimiento, que se practica ya en numerosos países de Europa, y va en aumento, siendo Suecia el décimo en integrarse, este mes de julio, y en reconocer que todo acto sexual sin consentimiento, es violación.

 

‘El pequeño Nicolás’ y su sentencia psicológica

‘El pequeño Nicolás’ y su sentencia psicológica

pequeño nicolas

 

El pasado viernes, conocíamos la sentencia del caso de El pequeño Nicolás y la valoración psicológica y psiquiátrica, que se le ha realizado. En el informe pericial, se expone que Nicolás, presenta inmadurez emocional y rasgos de personalidad narcisistas. Si bien, se considera que estos rasgos, han generado una afectación de carácter moderado en sus capacidades cognitivas y de voluntad.

Esto quiere decir que, El pequeño Nicolás, no era del todo consciente de los comportamientos que realizaba y por los que se le imputaba, y que su capacidad de hacer estaba mermada. La presencia de ese trastorno hace que la persona, se comporte, piense, sienta y se relacione según estos rasgos.

Además, el trastorno, deja latente, ideas delirantes acerca de la autoimagen, manteniendo una elevada autoconfianza y una búsqueda incesante por las alabanzas ajenas, justificando cualquier comportamiento, con la necesidad de ser considerado importante.

Es evidente que estos rasgos de personalidad, se van formando desde la adolescencia, pues las experiencias y ciertos déficits emocionales, hacen mella en él y en su estructura de personalidad. Seguramente, presentaba un gran deterioro en su autoestima lo que le llevó a generar esos comportamientos socialmente inadecuados, con el fin de paliar esa baja autoestima y conseguir sentirse bien consigo mismo.

También se ha hablado del padecimiento de un trastorno megalomaníaco, que se puede entender como una tendencia a la sobreestimulacion de las propias capacidades y la influencia que tiene sobre el resto de la población. Este trastorno, queda incluido en el trastorno narcisista de la personalidad y no presenta en la DSM-V, un apartado en sí mismo, por lo que se debe considerar como sintomatología y no como un trastorno.

Una persona con esta característica, creerá que tiene más poder que cualquier otra persona en su situación. Entre las características más habituales, nos encontramos que tienden a comportarse como si tuviesen un poder permanente, lo que puede generar grandes conflictos interpersonales. Dichos problemas no los asume como errores, sino todo lo contrario, externaliza la culpa en los demás.

Además, estas personalidades llegan a ser cansinas, pues de manera constante intentan idealizarse y verbalizar hechos que le hagan ser valorado. Su necesidad de logro es tal, que llegan a utilizar a cualquier persona, con el fin de conseguir sus objetivos, sin percatarse, ni atender a la empatía.

Teniendo en cuenta estos dos diagnósticos, queda claro que su capacidad de hacer, no está mermada, de manera completa, pues sus actos son conscientes y los ejecuta de tal manera, para conseguir sus objetivos. Por otra parte, en cuanto a su capacidad cognitiva, es decir, de entender la gravedad de sus actos, consideramos que puede que exista una afectación mínima, debido a la idea delirante y continua de grandeza, por lo que esa necesidad imperiosa de conseguir un estatus, minimiza el análisis de las posibles consecuencias.

¿Qué les está ocurriendo a los jóvenes para que cometan delitos de naturaleza sexual?

¿Qué les está ocurriendo a los jóvenes para que cometan delitos de naturaleza sexual?

¿Qué les está ocurriendo a los jóvenes para que cometan delitos de naturaleza sexual?

 

Las noticias no dejan de sorprendernos con distintas situaciones espantosas que viven las mujeres. Asesinatos, violaciones, abusos, pero ¿qué está pasando en nuestra sociedad? La realidad, es que hoy en día se conocen más aún, estos casos terroríficos, y lo peor que podríamos imaginar es que los ejecutan jóvenes, adolescentes o adultos primerizos.

Nosotras como psicólogas debemos hacer una reflexión que atañe a estas situaciones, pues existen numerosos movimientos para concienciar acerca del buen trato hacia sus iguales y en particular, hacia las mujeres, pero parece que los jóvenes están obviando toda esta información.

Un dato muy relevante es la persistencia de la conciencia machista, de control sobre la mujer, así como la falta de autoestima que, por desgracia suele aparecer en la juventud, intentando solaparla con la autoestima que le genera su grupo de iguales.

Esa autoestima o el ego que los jóvenes desean demostrar, hacen que deseen castigar a una mujer que le rechace sexualmente. La forma de pensar de los agresores, sus propias normas, son fundamentales para poder explicar lo que les lleva a ejecutar la violación.

Una gran parte de estos sucesos, ocurren en las noches de ocio, e introducen drogas para conseguir la sumisión de la víctima.

Por otra parte, el hecho de formar parte de un grupo, es un elemento importante, pues generalmente, cada individuo, deja relegado a un segundo plano, su capacidad de pensar y actuar de manera individualizada, actuando tal y como lo hace el resto del grupo, por el deseo de pertenencia al grupo. Además, la capacidad que tienen para integrarse en el grupo de iguales, también la tienen para desechar la culpabilidad en el grupo, viéndose adormecidas las consecuencias de la agresión sexual que cometen.

A todo esto debemos sumarle el factor de las redes sociales, las cuales, son utilizadas por estos violadores en grupo, para difundir videos del hecho delictivo, consiguiendo en muchas ocasiones la aprobación de otros iguales, quizás mofándose y viendo la violación como “algo divertido”, ensalzando su poder como hombre.

Podríamos explicar el aumento de jóvenes que viola, basándonos en su conducta, es decir, generalmente, es un comportamiento impulsivo y agresivo, no meditado o planeado, sino que surge espontáneamente, según las circunstancias. En este sentido, el miedo a ser criticado o rechazado por el grupo, impulsa al individuo a formar parte de esa atrocidad. Además, en estas circunstancias, les es más fácil acceder a formar parte de una violación, que negarse e irse.

El que exista en el grupo, un joven con características antisociales es motivo suficiente para que se perpetúe este tipo de violaciones en grupo, además de la necesidad imperiosa de ser reconocido por el grupo, como “un hombretón”.

Los jóvenes, son una población peligrosa e impulsiva, que junto con el consumo de alcohol u otras drogas, generan un resultado catastrófico y unos comportamientos desadaptativos.

Embarazo y Acoso Laboral, miedo a quedarse embarazada

Embarazo y Acoso Laboral, miedo a quedarse embarazada

embarazo y acoso

Los embarazos y la conciliación laboral y familiar, son elementos que los hostigadores pueden llegar a utilizar como elemento de acoso. En muchos casos, se tiende a despedir a la mujer, en otros, se provoca un escenario continuo de acoso laboral, con el fin de que la víctima abandone su puesto en la empresa.

Suelen ser objeto de acoso, las trabajadoras en situación de embarazo, las que ha regresado de su permiso de maternidad, las que han solicitado una reducción de su jornada para el cuidado de sus hijos menores de 12 años., que debido a su condición de madres trabajadoras son objeto de acoso laboral, las apartan de funciones y objetivos que antes eran naturales de sus puesto laborales, les adjudican labores que son inferiores a las propias de su puesto, o no se les asigna una tarea efectiva. Además, en otros casos, puede darse un trato vejatorio que atenta contra de su dignidad personal.

En la sociedad, esta instaurado un miedo constante a comunicar a la empresa donde se trabaja su estado de gestación, pues temen que sean víctimas de acoso laboral. Este hecho, nos plasma la realidad de la sociedad, por la que normalizamos las situaciones de acoso, y esperamos recibir actitudes constitutivas de acoso por el mero hecho de estar embarazada.

Si el acoso comienza en el momento que comunicas el embarazo, puede acarrear graves consecuencias, no solo a la mujer, sino al feto. El estrés, la ansiedad, la depresión, afecta de manera directa al proceso de gestación del menor, a su desarrollo.

Estos estados psicológicos, tiene incidencia sobre el peso de los niños, por lo que existe mayor riesgo de que sus hijos, nazcan con bajo peso, un factor que predispone a una mayor mortalidad.

Asimismo, los cambios en la actividad cardiovascular de la gestante, vinculados con las emociones, tienen efectos directos e inmediatos sobre el bebé. Además, estas emociones negativas durante el embarazo puede reprogramar el ambiente fetal, de tal forma, que afecte a la conducta y el funcionamiento del bebé más adelante a lo largo de la vida.

En cuanto a la depresión, los bebés pueden presentar síntomas depresivos, después de nacer, si la madre ha experimentado tristeza o desesperanza durante el embarazo, afectará de modo inminente, a su posterior desarrollo.

La exposición a situaciones de estrés prolongado, como es el acoso laboral, puede derivar en una limitación en el desarrollo intelectual del menor, manteniéndose déficit de atención, hiperactividad y falta de comprensión.

Si se juzga el acoso laboral y se valora el daño psicológico de las mujeres, también deberíamos valorar las posibles secuelas que esa situación de acoso laboral, está generando o ha generado en el bebé.

No podemos olvidar que aunque, aún no haya nacido, sí sufre, pues está vinculado inexorablemente a lo que siente y padece la madre.

El riesgo del intrusismo, cuando trabajamos con personas.

El riesgo del intrusismo, cuando trabajamos con personas.

intrusismo

Detenido en Antequera un falso psicólogo que había ejercido en un colegio y en un despacho profesional”

La psicología, se despierta esta semana con una nueva noticia de que, un falso psicólogo, ha estado ejerciendo la profesión como psicoterapeuta, no solo en un despacho profesional personal, sino en un colegio infantil, trabajando con niños y adolescentes. Además, el susodicho constaba como colegiado en el colegio de psicólogos correspondientes.

Todo esto, a los que ejercemos esta profesión, de manera legal, concienciada, habiendo realizado una carrera universitaria, distintos cursos, master, etc. y siendo conscientes de los requisitos que debemos tener para poder ejercer que no son pocos, no puede más que sorprendernos y en cierta medida, enfadarnos.

Nuestro asombro, sucede por varios motivos. El primero es, ¿qué control ha tenido este hombre para poder colegiarse en un supuesto colegio reglamentario? El segundo es, ¿Qué ha estado, ¿cómo ha actuado, qué herramientas ha utilizado con sus pacientes, personas en situaciones de crisis que necesitan ayuda y que requieren atención psicológica?

No debemos olvidar que el intrusismo profesional, además de crispar a los profesionales, hacen un gran daño a la población que necesita nuestros servicios, pues se encuentran vulnerables, sin capacidad de hacer, en ciertos momentos y dejan sus vidas en nuestras manos. Literalmente, está frase lleva consigo multitud de riesgos que los profesionales asumimos con conocimientos y habilidades, pero este tipo de Intrusos, ¿qué riesgos asumen y con qué recursos hacen frente a esas situaciones?

Haciendo reflexión, debemos afirmar que el intrusismo en nuestra profesión, lleva parejo una característica de personalidad importante, la carencia de empatía. La empatía es un elemento que todo psicólogo debe tener para poder ayudar al paciente y sin él, solo queda un único fin del Intruso, el dinero, la estafa, el aprovecharse de la persona vulnerable.

En la actualidad, nos encontramos con multitud de Intrusos en nuestra materia, por este motivo siempre aconsejamos que antes de iniciar una terapia consulten quién es el profesional, de donde procede qué titulación tiene y cual es su especialidad.

Por otra parte, existen otro tipo de Intrusismo, el novedoso coach, un coach no puede ni debe realizar una terapia, pues los resultados pueden llegar a desestabilizar aún más a la persona. Es por ello, que se deben estipular unos límites exactos entre la labor de un coach y la de un psicólogo, estas son completamente distintas.

Además, todo este tipo de intrusismo genera que cuando las personas o pacientes vuelven de nuevo a buscar ayuda, escuchamos en nuestra consulta frases como, “es que no me ha ayudado”, “sólo hablaba yo, él no me decía nada ni me daba pautas”, “fui, pero no me sirvió de nada”.

La realidad de una terapia psicológica, es que no damos consejos, sino que, ayudamos a la persona a encontrar soluciones en base a sus herramientas propias y aportamos habilidades para que se adapten a su situación y sepan gestionarla por ellos mismos.

En definitiva, el Intrusismo hace que la profesión se considere como una pantomima, nos desacredita como ayuda externa y genera en la sociedad el pensamiento basado en, para qué ir al psicólogo, si cuesta dinero y no ayuda en nada.

El informe pericial psicológico en acoso laboral

El informe pericial psicológico en acoso laboral

consulting-1739639_1280_Fotor

La psicología posee ramas distintas desde las que abordar situaciones de acoso. Una de ellas es la rama clínica y otra la rama forense. Ambas se complementan en la actuación con personas que han sido acosadas laboralmente. Por este mismo motivo, los psicólogos forenses deben estar habilitados como sanitarios, clínicos, con el fin de abordar dichas situaciones de la manera más correcta.

El psicólogo forense se ocupa de recopilar, examinar y, finalmente, de presentar pruebas con fines judiciales.

Un psicólogo forense es el encargado de valorar si la situación que describe y presenta la supuesta víctima se puede deber a un posible caso de acoso laboral.

Confirmar si es o no acoso laboral es una cuestión que sólo le corresponde al juzgador y no al perito psicólogo.

Informe del psicólogo forense

Para la realización de un informe pericial psicológico de acoso, es necesario que el perito mantenga diferentes entrevistas de evaluación con el cliente y la aplicación de pruebas psicométricas, es decir, los test precisos para el caso concreto.

El psicólogo forense debe recabar la mayor información posible del caso, pues el peritaje psicológico forense no es una evaluación psicológica al uso de una persona.

Por lo tanto, la información se puede recopilar del atestado policial, del sumario, del procedimiento abreviado, de los letrados, familiares, informes clínicos previos y, en algunos casos, del propio sujeto o de las partes implicadas.

Posteriormente, debemos generar una hipótesis y llevar a cabo el proceso de evaluación, con entrevistas clínicas diversas y aplicando pruebas psicodiagnósticas.

Valor judicial del informe pericial psicológico

En el caso de acoso laboral, nosotros, como peritos expertos, realizamos un análisis minucioso de lo acontecido, pues el acoso tiende a ser complejo y difícilmente probable en un procedimiento judicial.

Por este motivo, es importante y relevante un informe pericial psicológico, en el que se plasma científicamente el proceso psicológico sufrido y las consecuencias de haber padecido un hostigamiento reiterado.

Analizamos el propio testimonio libre de la persona, el tiempo que ha durado el acoso, y el tipo de acoso que ha sufrido, así como las consecuencias que han ido apareciendo en la víctima. Con esto, demostraremos las situaciones de acoso laboral que ha estado sufriendo la víctima, para aportar datos objetivos sobre su sintomatología, rasgos de personalidad y la aparición de consecuencias.

Por lo tanto, un informe pericial psicológico tiene valor judicial, pues analizamos la causalidad de los síntomas que posee la víctima. Y además, se tienen en cuenta posibles causas contextuales que no estén vinculadas con una dinámica de acoso, como puede ser el síndrome del quemado o conflictos laborales.

El intenso mundo de los influencers. ¿fachada o realidad?

El intenso mundo de los influencers. ¿fachada o realidad?

celia fuentes

Estamos acostumbrados a ver a chicas y chicos jóvenes, llamados “bloggers” o “influencers” posando perfectos todos los días y en cada uno de los eventos a los que acuden. Parecen tener una vida repleta de felicidad, lujos, caprichos y que además están rodeadas de amigas y gente querida, y la realidad, tal y como hemos observado la semana pasada, no siempre es así.

Muchos nos preguntamos, ¿Cuál es el precio por vender tu vida cada día? ¿Cuánto vale un like?

Las personas hoy catalogadas de “influencer”, son aquellas que cuentan con cierta credibilidad sobre un tema en concreto, ya sea por su apariencia física o por lo que muestra en las redes sociales, por ejemplo, en moda. Estas personas, resultan interesantes para marcas que quieran vender sus productos, siendo los “influencers” el medio más rápido, ya que, con solo publicar una foto en las redes, llega a un enorme número de gente en muy poco espacio de tiempo.

Llegar a ser una de las “influencer” más importante y valorada, exige más dedicación de la que podemos creernos, llegando a considerarse esta forma de vida como una profesión más, llena de perfeccionismo y exigencia. Puede resultar atractivo al principio, así como fácil y entretenido, pero poco a poco, muchas y muchos de los jóvenes que se introducen en este mundo, empiezan a sentir la presión por tener que estar siempre perfectos y publicar cada actividad que hacen en su día a día; dejando relegados a un segundo plano, los momentos íntimos, los días más tristes, e incluso aquellos momentos en los que lo único que te apetece es descansar y no hacer nada.

Además, en todo tipo de trabajo, el empleado, tiene que conseguir unos objetivos frente a su superior, y este mundo funciona igual, si no cumples los objetivos, perderás valor socialmente. Los “influencer”, tienen que conseguir no sólo los objetivos que desean las marcas, sino los de sus seguidores en las redes sociales. Por este motivo, la presión y el estrés son más fuertes, que los de una persona anónima.

Para ello, uno de los objetivos más importante de estos jóvenes, es que no dejen de subir los seguidores y los likes en las redes sociales, porque si esto no ocurre, la situación puede llegar a ser estresante y frustrante puesto que, es un mundo muy competitivo. Es ahí cuando comienzan a aparecer los síntomas propios de los trastornos adaptativos con sintomatología ansioso-depresiva, cómo baja autoestima, sensación de fracaso, pensamientos negativistas como creer que si no tienes determinados likes o comentarios no has triunfado o no vales nada.

Esto no se desarrolla de igual manera en todas las personas, puesto que, según el tipo de personalidad que tenga cada “influencer”, utilizará distintos tipos de herramientas para afrontar dicha situación estresante. Existen personalidades más fuertes, que saben sobreponerse a la situación y darle la importancia que realmente tiene, pero, por el contrario, hay otras más vulnerables, que gestionan peor estas situaciones y lo sufren más.

Según datos publicados en otros medios de comunicación, una de las “influencers” del panorama nacional, Celia Fuentes, concursante del reality de Sara Carbonero, Quiero Ser, decidió quitarse la vida la semana pasada. Al parecer, estaba atravesando una de las malas etapas de este mundo, y esto, unido a otros factores emocionales, ha dado lugar a la peor noticia.

Ante situaciones como estas, es cuando nos preguntamos, qué estaba pasando esta chica si parecía muy feliz en las fotos. Y nos paramos a reflexionar, ¿es real todo lo que se publica en las redes sociales o es una fachada para mantenerse en la palestra social? Pues bien, podríamos contestar afirmando que no existe una vida perfecta, sin momentos difíciles.

Además, “vender” una vida idílica, solo nos aleja de la realidad y de la expresión de emociones, tanto positivas como negativas, y puede llegar a tener efectos devastadores en el resto de la sociedad, puesto que, gran cantidad de adolescentes, en pleno proceso de desarrollo, querrán parecerse a esos “influencers” siendo feliz cada día, sin problemas, ni sin malos momentos en la vida.