El informe pericial psicológico en acoso laboral

consulting-1739639_1280_Fotor

La psicología posee ramas distintas desde las que abordar situaciones de acoso. Una de ellas es la rama clínica y otra la rama forense. Ambas se complementan en la actuación con personas que han sido acosadas laboralmente. Por este mismo motivo, los psicólogos forenses deben estar habilitados como sanitarios, clínicos, con el fin de abordar dichas situaciones de la manera más correcta.

El psicólogo forense se ocupa de recopilar, examinar y, finalmente, de presentar pruebas con fines judiciales.

Un psicólogo forense es el encargado de valorar si la situación que describe y presenta la supuesta víctima se puede deber a un posible caso de acoso laboral.

Confirmar si es o no acoso laboral es una cuestión que sólo le corresponde al juzgador y no al perito psicólogo.

Informe del psicólogo forense

Para la realización de un informe pericial psicológico de acoso, es necesario que el perito mantenga diferentes entrevistas de evaluación con el cliente y la aplicación de pruebas psicométricas, es decir, los test precisos para el caso concreto.

El psicólogo forense debe recabar la mayor información posible del caso, pues el peritaje psicológico forense no es una evaluación psicológica al uso de una persona.

Por lo tanto, la información se puede recopilar del atestado policial, del sumario, del procedimiento abreviado, de los letrados, familiares, informes clínicos previos y, en algunos casos, del propio sujeto o de las partes implicadas.

Posteriormente, debemos generar una hipótesis y llevar a cabo el proceso de evaluación, con entrevistas clínicas diversas y aplicando pruebas psicodiagnósticas.

Valor judicial del informe pericial psicológico

En el caso de acoso laboral, nosotros, como peritos expertos, realizamos un análisis minucioso de lo acontecido, pues el acoso tiende a ser complejo y difícilmente probable en un procedimiento judicial.

Por este motivo, es importante y relevante un informe pericial psicológico, en el que se plasma científicamente el proceso psicológico sufrido y las consecuencias de haber padecido un hostigamiento reiterado.

Analizamos el propio testimonio libre de la persona, el tiempo que ha durado el acoso, y el tipo de acoso que ha sufrido, así como las consecuencias que han ido apareciendo en la víctima. Con esto, demostraremos las situaciones de acoso laboral que ha estado sufriendo la víctima, para aportar datos objetivos sobre su sintomatología, rasgos de personalidad y la aparición de consecuencias.

Por lo tanto, un informe pericial psicológico tiene valor judicial, pues analizamos la causalidad de los síntomas que posee la víctima. Y además, se tienen en cuenta posibles causas contextuales que no estén vinculadas con una dinámica de acoso, como puede ser el síndrome del quemado o conflictos laborales.