¿Estamos enamorados o drogados?

cerebro vs corazon

 

Se acerca San Valentín, el día que llaman “de los enamorados”. La realidad es que estar enamorados es un estado fisiológico transitorio y un sentimiento adictivo. Generalmente, vemos en estas fechas los escaparates llenos de corazones, cuando la mejor imagen que describe “el amor”, es el cerebro. El día de San Valentín está por todas partes, pero ¿Quién es Valentín? ¿Por qué el 14 de febrero y no otro de los 365 días del año?. De todos los historiadores la versión más sonada es que Valentín era un famoso sacerdote de Roma que efectuaba matrimonios cristianos de manera clandestina hasta que fue descubierto y capturado. Valentín fue ejecutado por órdenes del emperador Claudio II un 14 de Febrero.

Cuando estamos enamorados nuestro cerebro segrega unos  niveles altos de dopamina y noradrenalina. Además, en este proceso tenemos un nivel bajo de serotonina que está vinculado a los pensamientos obsesivos de estar con la persona a la que amamos. Para comprenderlo en profundidad, la dopamina en grandes cantidades aumenta el nivel de testosterona, que es la hormona vinculada al deseo sexual y que tiende a asociarse a la capacidad de concentración, la exaltación y dependencia que son síntomas de adicción.

Por otra parte, el alto nivel de norepinefrina que se da en estas situaciones, nos produce pérdida del apetito y un estado eufórico. En definitiva, la embriaguez del enamorado lo producen sustancias que fabrica nuestro cerebro en gran cantidad.

El día de los enamorados tiene una doble cara, nos lo venden muy bonito pero hay aspectos que no lo son tanto. Las personas que no tienen pareja pueden flagelar su autoestima haciéndose preguntas como ¿y por qué yo no tengo pareja?, ¿qué hago mal?, incluso llegando a tener sentimientos de culpa totalmente erróneos. Además, se materializa las relaciones y el amor, por lo que gran cantidad de personas tienden a comprar algo tan solo por el qué dirán, siendo estos en su mayoría hombres.

Este estado de enamoramiento no dura siempre, pues dejamos de segregar esa cantidad de sustancias en nuestro cerebro y es cuando la relación se basa en otros elementos como son la confianza, el apoyo, la admiración, el cariño, la comprensión y un proyecto de vida juntos en el cual las demostraciones de amor no son exclusivas el 14 de febrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *