La pederastia: la mente del abusador y menores en riesgo.

la fotoAbuso sexual infantil o pederastia se considera a toda conducta en la que un menor es utilizado como objeto sexual por parte de otra persona con la que mantiene una relación de desigualdad.
El abuso sexual constituye una experiencia traumática y es vivido por la víctima como un atentado contra su integridad física y psicológica, y no tanto contra su sexo, por lo que constituye una forma más de victimización en la infancia.

En su mayoría, los abusadores son varones (entre un 80 y un 95% de los casos) heterosexuales que utilizan la confianza y familiaridad, el engaño y la sorpresa, como estrategias más frecuentes para someter a la víctima. La media de edad de la víctima ronda entre los 8 y 12 años (edades en las que se producen un tercio de todas las agresiones sexuales). El número de niñas que sufren abusos es entre 1,5 y 3 veces mayor que el de niños.

Los niños con mayor riesgo de ser objeto de abusos son:

  • Aquellos que presentan una capacidad reducida para resistirse o para categorizar o identificar correctamente lo que están sufriendo, como es el caso de los niños que todavía no hablan y los que tienen retrasos del desarrollo y minusvalías físicas y psíquica.
  • Aquellos que forman parte de familias desorganizadas o reconstituidas, especialmente los que padecen falta de afecto que, inicialmente, pueden sentirse halagados con las atenciones del abusador.
  • Aquellos en edad prépuber con claras muestras de desarrollo sexual.
  • Aquellos que son, también, víctimas de malos tratos.

Los abusos a menores de edad se dan en todas las clases sociales, ambientes culturales o razas. También, en todos los ámbitos sociales, aunque la mayor parte ocurre en el interior de los hogares y se presentan habitualmente en forma de tocamientos por parte del padre, los hermanos o el abuelo (las víctimas suelen ser, en este ámbito, mayoritariamente niñas). Si a estos se añaden personas que proceden del círculo de amistades del menor y distintos tipos de conocidos, el total constituye entre el 65-85% de los agresores.

Los agresores completamente desconocidos constituyen la cuarta parte de los casos y, normalmente, ejercen actos de exhibicionismo.

Síntomas psicológicos de la pederastia

Desde un punto de vista psicológico, no existe unanimidad entre los especialistas a la hora de definir con precisión el concepto de «abuso sexual a menores»; los aspectos que diferencian unas definiciones de otras son, entre otros, los siguientes:

  • La necesidad o no de que haya sorpresa por parte del abusador hacia el menor; para muchos autores, la mera relación sexual entre un adulto y un menor ya merece ese calificativo, por cuanto se considera que ha mediado un «abuso de confianza» para llegar a ella.
  • La necesidad o no de la existencia de contacto corporal entre el abusador y el menor; aquellos que no lo consideran necesario, incorporan al concepto de «abuso» el «exhibicionismo», esto es, la obligación a un menor de presenciar relaciones sexuales entre adultos o, incluso, de participar en escenificaciones sexuales.
  • La cuestión de las edades: tanto en lo que se refiere a si el abusador tiene que ser mayor que el menor, como al valor de esa diferencia y la edad concreta de ambos.
  • También existen investigaciones en las que se consideran abusos sexuales los producidos entre jóvenes de la misma edad.
  • La importancia del abuso sexual percibido, esto es, se considera específicamente como caso de «abuso sexual a un menor» cuando hay repercusiones clínicas en éste.

La mente del abusador

Los abusadores sexuales de menores son, mayoritariamente, hombres, casados y familiares o allegados del menor, por lo que tienen una relación previa de confianza con este; cometen el abuso en la etapa media de su vida aunque la mitad de ellos manifestaron conductas tendentes al abuso cuando tenían menos de 16 años. Las mujeres abusadoras suelen ser mujeres maduras que cometen el abuso sobre adolescentes.

Se pueden distinguir dos grandes tipos de abusadores: los primarios y los secundarios o situacionales.

  • Los primarios muestran una inclinación sexual casi exclusiva por los niños y su conducta compulsiva es independiente de su situación personal. Se trata, clínicamente, de «pedófilos» en un sentido estricto del término.
  • En cuanto a los secundarios, estos se caracterizan por que su conducta viene inducida por una situación de soledad o estrés: el abuso suele ser un medio de compensar la baja autoestima o de liberarse de cierta hostilidad.

Por todo esto, debemos concluir que la base del propio abuso sexual es el “abuso de la confianza” del menor y el “abuso del rol adulto”.

2 thoughts on “La pederastia: la mente del abusador y menores en riesgo.

  • 05/04/2016 at 20:57
    Permalink

    Estimados amigos, muchas gracias por este tipo de reportajes, para un servidor resultan de mucha ayuda, soy perito en Biología Forense y docente en la Facultad de Derecho en la Universidad Autónoma de Querétaro.

    Reply
    • 07/04/2016 at 08:02
      Permalink

      Buenos días Eugenio.Muchas gracias por tu comentario.
      Nos agrada que te resulten útiles y comentarios como el tuyo hace que prosigamos con nuestro trabajo. Si tienes alguna consulta o duda que podamos resolverte, no dudes en ponerte en contacto con nosotras.
      Estaremos encantadas de atenderte.
      Un saludo

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *