La Programación Neurolingüística

PNL

La PNL o programación neurolingüística, surge realmente por mera curiosidad. Sus creadores Richard Bandler (informático) y John Grinder (psicólogo y lingüista) deseaban saber por qué los tratamientos de tres terapeutas de EE.UU. tenían esos grandes resultados respecto a sus pacientes.

Estos autores, concluyeron que los tres terapeutas tenían algo en común, el patrón de comunicación con sus pacientes, este, era muy específico. Esta investigación, propició que Bandler y Grinder desarrollaran un sistema de aprendizaje que se pudiera usar en las terapias. Mediante este sistema de aprendizaje se consiguen resultados positivos en cuanto a la motivación personal, la autoestima, habilidades sociales, relaciones sexuales, eliminar los miedos, etc.

Cuando hablamos de PNL, programación neurolingüística, nos referimos a la aptitud para producir y desarrollar el esquema de comportamiento, así como a las percepciones sensoriales que determinan nuestras emociones y los medios que tenemos para comunicarnos con el resto, tanto verbalmente como por el lenguaje no verbal. La mente humana codifica como un ordenador, en este sentido, las experiencias sensoriales se van introduciendo como datos y con posterioridad se utilizarán dichos datos para distintas situaciones que ocurran en la vida cotidiana.

Por lo tanto, vamos forjando nuestro mapa de la realidad personal con los distintos datos que introducimos y por los que formamos el recuerdo y nuestro pensamiento. Según el sistema de representación sensorial, es decir, el modo de recibir y procesar la información del entorno, nos podemos clasificar en: persona visual, persona auditiva y persona kinestésica.

Si tiendes a ser una persona visual, posees un nivel alto de energía, eres inquieta, observadora, captas el detalle y muchos aspectos que otras personas pasan por alto. Las personas visuales, suelen visualizar las imágenes en su mente para poder recordarlas y es común que, para esto, se escriban pequeñas notas o apuntes. Se concentran en lugares tranquilos.

Si eres una persona auditiva, serás más relajada, comunicativa y con grandes dotes de expresión; a estas les gusta conversar y recuerdan con detalle cada una de las palabras que han escuchado.

Si, por último, eres una persona kinestésica, serás tranquila con un gusto esencial por las emociones y por todo aquello que tenga que ver con las cosas manuales, con experimentar con el tacto y el gusto. Estas personas son muy expresivas socialmente, buscan la cercanía, los abrazos y el contacto físico, son más espontaneas y tienden a buscar las emociones de primera persona.

Es imprescindible para formalizar la PNL, reconocer las estrategias para comportarnos de la manera más adecuada posible. En una estrategia se distinguen tres etapas: la entrada, las operaciones y la salida. Esta observación nos permite saber cómo y con cuál sistema de representación sensorial vamos a presentar nuestra información y con cuál será representada la de otra persona, ya que, si respetamos la secuencia de las estrategias propias y ajenas, comprenderemos más fácilmente lo que tenemos que decirle al otro.

La Programación Neurolingüística, consiste en, una serie de estrategias que se centran en identificar y usar modelos de pensamiento que influyen sobre el comportamiento de una persona como una manera de mejorar la calidad y resolver problemas.

Los objetivos de la PNL son, entre otros, corregir las representaciones cognitivas, haciéndolas más útiles, y proporcionar una serie de estrategias y habilidades eficaces para la mejor adaptación de aquellas situaciones que surgen en el día a día.

Por último, es importante mencionar que la PNL se rige por diez principios siendo estos:

  1. Cada individuo posee una manera de orientarse en el mundo. A medida que entramos en la etapa adulta, vamos creando más alternativas para adaptarnos al entorno. Creamos un mapa interior que nos da opciones para responder a las demandas del entorno.
  2. El mejor mapa interior será el que más caminos tenga, es decir, cuantas más posibilidades tengamos para responder a cada situación, mejor nos encontraremos.
  3. Cada comportamiento posee una intención positiva, es decir, cada conducta que realizamos tiene carácter adaptativo y por ello es considerado positivo.
  4. La experiencia está formada por multitud de elementos. Si dichos elementos se modifican, el efecto de las experiencias también lo hará.
  5. Todos los problemas tienen solución. Si creamos distintos caminos en nuestro mapa interior, sabremos solucionar los problemas de distintas maneras, eligiendo la más apropiada en cada momento.
  6. Toda persona posee la fuerza necesaria para solucionar las dificultades que se le presentan, tan solo hay que trabajar aquellas creencias limitantes de la persona.
  7. La mente y el cuerpo son uno. Con esto nos referimos a que cada pensamiento y cada emoción afectan al cuerpo y viceversa, de tal forma que crea dificultades físicas.
  8. La comunicación debe ser clara, por lo que nos debemos regir por unas pautas que no den lugar a malas interpretaciones.
  9. Los fracasos deben ser considerado como oportunidades para superarse y avanzar personalmente.
  10. Si la forma de comportarte no tiene los resultados deseados, es necesario cambiar la manera de intentar conseguir lo que se quiere.

Por tanto, la PNL puede ser utilizada como una herramienta más para poder resolver las distintas problemáticas de nuestro entorno, como puede ser el acoso. Si utilizamos los diez principios anteriormente mencionados, conseguiremos disminuir la sintomatología propia y adquirir unas habilidades para poder sobrellevar situaciones como esa y otras. Obtendremos la idónea forma de comunicarnos, conoceremos nuestros pensamientos unidos a nuestras emociones y a nuestro cuerpo y encontraremos otras formas de resolver situaciones que anteriormente no habíamos ejecutado.

Deja un comentario