Informe Pericial Psicológico sobre capacidad parental

FAMILIA

El informe pericial psicológico sobre capacidad parental es uno de los informes más demandados, pues con él se consigue atender a las herramientas que tiene el peritado para poder llevar a cabo una adecuada labor como progenitor.

El proceso de la peritación es importante, pues se realizan gran cantidad de pruebas psicométricas cuyos fines son distintos, pero vinculados entre ellos. En este tipo de valoración pericial, es completamente imprescindible valorar los rasgos característicos de personalidad que presenta el progenitor. Sin esta valoración, el informe pericial carece de valor probatorio.

Evaluar esto, es completamente necesario, pues los rasgos de personalidad de los progenitores, influyen de manera directa en la educación de los padres y por tanto, en el menor. En otras palabras, el modo de comportarse del progenitor y su manera de pensar, hacen mella en los menores y en su crecimiento y desarrollo psicoevolutivo.

A través de estos rasgos, se analiza la influencia educacional que tiene cada progenitor con respecto a sus hijos. Asimismo, la valoración sobre la capacidad parental debe hacerse, de tal forma que se entienda a la perfección, que estilo educativo tiene el progenitor y qué características tiene para entender un estilo educativo asertivo, lejano a la sobreprotección, a la punición (castigos como principal método educativo) o inhibicionista, es decir, no presentar la creencia de que los menores tienen que aprender solos.

El estilo educativo influye directamente en la manera en que el niño va aprendiendo a entiende y valorar las cosas que dice, siente, piensa y hace, además de cómo va asumiendo el sistema de valores dela sociedad, así como, los hábitos. En definitiva, la forma de educar tiene una gran influencia en el menor y en como éste se va a comportar y a enfrentarse a las distintas situaciones de la vida cotidiana.

El análisis pericial psicológico, desvelará si existe algún elemento contraproducente para el menor, en cuanto a la capacidad parental del progenitor. Si existiera una patología contraria al buen hacer como progenitor y por lo tanto algo, que ponga en riesgo al menor y a su buen desarrollo psicoevolutivo, el profesional al que se le encomienda la acción pericial, deberá exponerlo en su informe, así como aconsejar sobre qué es lo más beneficioso respecto al menor. Si esto no ocurre, todo profesional estará faltando a su labor como perito.